Instituto de capacitación bursátil

ICBlog

Ante el dilema de invertir o no en la Bolsa británica

Por primera vez en lo que va de 2016, el principal índice accionario de Londres superó los 7.000 puntos de valoración, al tiempo que la libra esterlina cae con fuerza en el escenario posBrexit.

La evolución de la libra y del FTSE 100 registran un comportamiento opuesto desde que se conoció el apoyo mayoritario de los ciudadanos ingleses para que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE). En esa línea, la divisa británica acumula un desplome de 15% desde entonces mientras la Bolsa de ese mercado suma ya una revalorización del 15%.

En ese contexto, los inversores se debaten entre aprovechar el buen momento de la Bolsa británica o cuidarse del riesgo que podría implicar apostar por la misma.

¿Qué deben hacer?

La libra esterlina descendió el martes pasado a su menor nivel en los últimos treinta años al ubicarse en US$1,2719. La libra cedió además 0,8% contra la moneda común europea para llegar a 1,136 euros, su menor nivel en 3 años.

De acuerdo con Gabriel Holand, CEO de HR Global Consultores, esto se debe principalmente a “la habitual fuga hacia la divisa refugio de todo el mundo, es decir, la moneda perdió valor de intercambio y le costará recuperarlo”.

A partir de la situación, las grandes multinacionales y los exportadores se ven beneficiados mientras que los importadores, al igual que numerosos consumidores, tendrán que soportar un alza de los costos. En momentos en que abunda la incertidumbre en torno a la separación británica de la UE, las empresas del país dependen en gran medida de la dinámica de la libra.

De esa manera, las empresas multinacionales que obtienen una buena parte de sus ingresos en dólares, pero reportan sus resultados en libras ganan con la caída de la divisa, lo que ha disparado las acciones que integran el índice FTSE 100. Las pequeñas empresas británicas, en cambio, no se ven tan favorecida sino que sufren con la de preciación de la moneda

No obstante, el efecto cambiario no siempre favorece a las multinacionales. La debilidad de la libra puede incrementar rápidamente la deuda en dólares o provocar otros efectos contables negativos.

Algunas firmas, tanto grandes como pequeñas, han empezado a traspasar a los consumidores aumentos de precios para hacer frente a un alza de sus costos. El Banco de Inglaterra prevé una inflación de 2% a inicios de 2017, comparado con un alza de 0,6% en agosto. Hay cada vez más probabilidades de que la reacción de los inversores sea desprenderse de activos británicos de aquí al comienzo de las negociaciones con la UE, pero el potencial de ganancias en esa plaza financiera despierta interés.

La respuesta

Holand manifestó que “en relación al Brexit, el primer punto a destacar es que sucedió y el mundo sigue andando, es decir, ningún pronóstico de catástrofe se confirmó al día de hoy” y, por ende, parte de los temores de los inversores deben disiparse en función de esta realidad, al tiempo que es necesario tener en cuenta que el buen comportamiento de los indicadores macroeconómicos de Inglaterra también sirve de fundamento para la suba del mercado accionario.

En la misma sintonía, Ariel Squeo, presidente del Instituto de Capacitación Bursátil de Argentina (ICB), expresó que “la Bolsa de Londres viene subiendo desde febrero cuando ya tocaba los 5.500 puntos: en junio hubo un ajuste y luego reanudó dela suba que vimos posBrexit”.

En esa misma línea, el experto explicó que “la tendencia alcistas del FTSE 100 se mantendrá. Lo que cambia es la variable de riesgo, ya que este es mayor ahora. Sigue habiendo oportunidad pero el riesgo es creciente ya que políticamente el asunto del Brexit aún no está resuelto”.

Es muy probable que ocurra un roce político entre la UE y el Reino Unido, ya que el bloque integracionista va a tratar de dificultar la salida, con el objeto de comunicar al resto de los miembros el mensaje de que no es tan fácil abandonar la unión.

Squeo advirtió que en la medida en que la libra siga cayendo ordenadamente, la suba de la Bolsa se mantendrá vigente. “Hay que tener claro que la libra ya ha caído suficiente y puede que el descenso puede atenuarse, por lo que el que está invertido tiene señales para permanecer en ese mercado y el que no invirtió tiene oportunidad siempre y cuando tenga en cuenta el riesgo y las variables macro”, agrega el experto.

En cuanto a la recomendación puntual, el especialista sugirió invertir directamente en el índice FTSE 100 y no en sectores o acciones particulares. Sin embargo, señaló que el sector financiero puede ser el más afectado en medio de la dinámica actual.

Para Holand, “las expectativas son positivas para las empresas inglesas que tienen presencia global fuera de la UE y dependen menos del mercado interno” y, al igual que Squeo, hizo énfasis en que para los operadores locales el foco más riesgoso se encuentra en el sector bancario.

por Dolores Ugarte en Colaboracion con Ariel Squeo para el Economista (6 de Octubre 2016)

Si te interesó la nota, te invitamos a que visites los Programas de capacitación de ICB ingresando al siguiente link: CAPACITACIÓN ICB


Continúe leyendo
Seguinos en Facebook y Twitter para informarte
de las últimas noticas de ICB.